COSTANOTAS noviembre 5, 2018

María Fernanda se desplazó hasta un motel donde se encontraba alojado su primo Pedro Mestra quien había llegado del pueblo con uno guineos y suero para sus familiares.

La joven de 24 años quien se encontraba en su casa viendo televisión el domingo del puente festivo, recibió una llamada tarde en la noche por parte de su pariente para que se acercara hasta el lugar donde se estaba hospedado en la ciudad de Barranquilla ya que se le había olvidado el encargo de su mamá.

“Prima ya me voy aprovecha los guineitos y el suero y vente pa’ acá porque ya voy saliendo pa’l pueblo en estos momentos”, le dijo el primo.

La joven quien le encanta el suero no lo pensó dos veces y llamó a su novio quien se encontraba en un retiro espiritual familiar para avisarle que iba a ir hasta el hotel para que su primo le diera el encargo.

“Amor mi primo me acaba de llamar que si puedo ir al hotel a buscar un pote de suero y unos guineos para hacer cayeye que me mandó mi tía matildelina”, le dijo la joven oriunda de Ciénaga, Magdalena a su novio de 22 años.

“Para allá no vas porque como dice el dicho: ‘entre primo y primo más me arrimo’ y ese man por qué te va a llamar a esta hora a decirte eso a las 11 de la noche preciso, eso es que tienes algo con él”, dijo el joven furioso por la petición de su novia.

“Bueno la verdad es que yo no me voy a perder el suero que me manda mi tía cada seis meses por una suposición tuya, yo me voy a buscar mi pote de suero”, le dijo María a Pedro.

“Bueno quédate con el recuerdo que por un pote de suero se acabó nuestra relación”, le dijo Pedro en tono seco.

María le respondió: “Ese suerito del pueblo no lo puedo dejar pasar así que ¡ahí jue!, adiós”.

La relación de más de 6 meses que tenía la pareja terminó por un pote de suero a media noche.

 

 

Facebook Comments
<