COSTANOTAS diciembre 7, 2018

El hecho ocurrió en la ciudad de Barraqnuilla.

Sandra López había discutido con su marido debido a que este quería que tiñera la ropa del año pasado para colocársela hoy 7 de diciembre.

La mujer que quería estrenar, no tuvo más remedio que recibirle a su esposo la plata para el tinte con el que le cambiaría de color a la ropa que se pudo el 31 de diciembre de 2017.

Su marido se marchó hacia su trabajo como albañil y le dijo que si hubiese tenido plata con mucho gusto le hubiera comprado ropa nueva para la ocasión.

Pues bien la mujer se marchó en búsqueda del tinte para su ropa y fue a dar hasta el centro de Barranquilla ya que por su casa los tintes estaban agotados, debido a que la gente por su barrio estaba tiñendo ropa a montones.

Sandra aprovechó además para comprar los farolitos que prendería junto a su 6 pequeños hijos y su esposo Ezequiel.

Paseando y paseando el centro en búsqueda del tinte y los faroles, lo que vieron los ojos de doña Sandra era de no creer.

A lo lejos la mujer piló a Ezequiel Gutiérrez en un establecimiento comercial en compañía de una mujer y 3 niños, comprando ropa nueva y zapatos.

La mujer triste al ver lo que estaba observando delante tos los presentes en el local le dijo estas palabras al hombre: “Tanto que me friego yo mijo y entendiéndolo que no tenía plata, que no se que, y acepté teñir la ropa del año pasado y me encuentro con este cuadro, no es justo conmigo”.

La mujer le arrancó las bolsas de la ropa y los zapatos y se las llevó ante la mirada atónita de la mujer y sus pequeños hijos.

Al llegar a la casa con las bolsas la mujer se dio cuenta que todas las tallas coincidían con ella y sus niños y que así fuera a la fuerza ya tenían con que estrenar.

 

 

Facebook Comments
<