COSTANOTAS diciembre 22, 2018

La joven mujer llevaba más de 15 años que no lo veía desde que era una bebé cuenta la madre de ‘la ahijada’.

Ana Clara Pertúz pasó el susto de su vida al percatarse que había dejado olvidada la bolsa con los zapatos, Jeans y blusa que su padrino Gonzalo Cabrales le había obsequiado para que estrenara el 24 de diciembre.

La joven de 18 años había recibido el presente luego de la ausencia de su padrino a quien dice no recordar ya que nunca estuvo en contacto con él hasta el día de hoy.

“Es algo normal, los padrinos siempre se desparecen, solo están para cumplir en el día del bautizo, por eso me sorprendió que me trajera mis aguinaldos”, comentó la joven.

Cuenta la joven recién graduada de bachiller como fue el momento cuando su padrino se apareció sorpresivamente en su casa ubicada en un barrio popular de la ciudad de Sincelejo: “Ahijada aquí te traigo 500 mil pesos para que te compres tu pinta del 24 de diciembre y perdóname por aparecer ahora”,

La mujer feliz por el regalo de su padrino de inmediato se fue para el centro con Gonzalo a gastarse sus aguinaldos.

Compró un par de zapatos, un jean y una blusa, pagó por todo 300 mil y se quedó con 200 para disfrutarlos en diciembre.

Pero por poco la joven se queda sin estrenar, porque luego de transcurridos unos minutos de haber pagado el taxi que los trajo de vuelta a su vivienda, ella recordó que se le había quedado la bolsa en el asiento delantero. La joven entró en llanto mientras Gonzalo no lo podía creer, “Ahijada que te pasó”, solo decía el hombre que había llegado de Panamá.

Con lo que no contaron fue que el chofer se percató del olvido de su pasajero y decidió devolverse al sitio a donde los había dejado. Para fortuna de la joven el conductor les tocó la puerta y les entregó la bolsa.

“La verdad estoy sorprendida, porque fue un taxi que paramos en la calle ni placa sabíamos y se pudo haber perdido ya que no era de estación”.

“Muchas gracias al señor conductor por su gran gesto le ofrecí 50 mil pesos y no me los aceptó”, concluyó Ana Clara.

El taxista se marchó del sitio satisfecho por su gran labor como ciudadano.

Facebook Comments
<