COSTANOTAS junio 9, 2019

A los 20 años conoció al famoso presentador colombiano que la enamoró.

Luego de la separación de su primera esposa Marcela Abello, con quien tuvo dos hijos María José y Simón, Jorge Mario Valencia se volvió a enamorar.

Era Gineth Fuentes su nombre y una joven que con 21 años comenzaba a trabajar en el canal Caracol.

Jota en ese entonces con 43 años, la vio por primera vez en la productora cuando el paisa era el conductor de ‘Sábados Felices’.

Jota Mario había regresado de los Estados Unidos a donde ejerció su profesión de periodista y comunicador social.

Ella había estudiado diseño de arte y era la asistente de dirección de la novela «Amor a mil».

A jota Mario le encantó y la invitó a salir a una obra de teatro.

A pesar de los 18 años de diferencia, la química entre la joven Gineth Fuentes y Jota Mario Valencia surgió.

Aunque a su padre Álvaro, no le agradaba mucho la idea de que su hija saliera con una persona mayor que ella.

Cuando Jota la dejó en la puerta de su casa ese día, luego de regresar de la obra teatral, le dio su primer beso.

Undía luego de regresar de Estados Unidos, después de visitar a su hijos, Jota Mario le trajo un anillo de compromiso, el cual mandó a hacer exclusivamente para ella.

El periodista le pidió matrimonio a la joven Gineth. La mujer le dio el sí y la pareja se casó en 2001.

Se mudaron juntos a un apartamento en el norte de Bogotá y después cosntruyeron su nido de amor en otro lugar.

Compararon una casa en La Vega a las afueras de Cundinamarca, a la que llamaron ‘El bizcocho’.

En ese lugar invitaban a sus amigos a comer ya que Jota Mario aparte de ser un gran persentador era muy bueno en la cocina.

«Neth» como le dice Jota Mario pasó a estar más cerca de él cuando el presentador asumió el reto de comandar el programa ‘Muy Buenos Días’.

Allí, Gineth Fuentes era asistente de dirección del programa y se dice que era muy buena amiga de Laura Acuña.

En El bizcocho pasaron sus últimos días juntos antes de partir hcia Bocagrande para pasar unas corts vacaciones juntos.

Allí Ginneth demostró que para enamorarse no importa la edad y que el verdadero amor cuando llega y toca la puerta no hay nada que lo detenga.

Facebook Comments
<